Sentencian a 15 años de prisión a sujeto acusado de trata de personas en Edoméx

Luis Roberto Ortiz Ortega, acusado del delito de trata de personas, en la modalidad «de el que se beneficie y promueva la explotación de una persona a través de la prostitución ajena, mediante el aprovechamiento de una situación de vulnerabilidad», fue sentenciado a 15 años de prisión tras ser encontrado responsable de este hecho delictivo.




Luego de revisar los datos de prueba recabados, aportados y expuestos por esta representación social, un Juez le dictó sentencia de condena, le fijó multa de 103 mil 740 pesos y 159 mil 224 pesos como reparación del daño.

La investigación de la FGJEM precisó que en el mes de febrero de 2023 el hoy sentenciado promocionó en diversas páginas de internet y redes sociales, los servicios sexuales de la víctima quien tenía 22 años : actividades que esta joven llevaba a cabo en un establecimiento supuestamente dedicado a spa y clínica de masajes en el municipio de Metepec.




Indagatorias de esta institución revelaron que Luis Roberto imponía los clientes, precios y descuentos, de lo cual se beneficiaba económicamente, en caso de que la víctima se opusiera a realizarlos, este individuo la multaba imponiéndole una cuota económica.

Días después en ese mismo mes, este individuo fue detenido mediante acción operativa de la FGJEM, en la que también fue realizado cateo en un domicilio de la colonia Casa Blanca, donde fueron localizados diversos indicios.

El implicado fue ingresado al penal de Santiaguito en Almoloya de Juárez, donde tras proceso legal, le dictó esta sentencia.




 

Conmemoran en Edoméx el Día Mundial del Arte

El Día Mundial del Arte fue declarado el 15 de abril de 2019 por la UNESCO, con la intención de reforzar los vínculos entre las creaciones artísticas y la sociedad, además de destacar la educación en e arte ya que la cultura es la puerta hacia una educación más inclusiva.




La Secretaría de Cultura y Turismo del Edoméx se suma a esta fecha con el acercamiento del arte a la sociedad, por medio de manifestaciones como son pintura, escultura, música, danza, literatura, además del teatro y el cine, en sus múltiples espacios.

El arte tiene el poder de cambiar la perspectiva de vida de muchas personas, ya que es un medio que ayuda a conectar con las emociones, pensamientos o incluso para poder convivir con más personas, además de desarrollar la creatividad de cada artista.




En este contexto de conmemoración, fue el artista plástico Pelayo del Villar quien externó; «el arte es muy importante para mí porque no nada más es el medio en el que me desarrollo sino también es una forma de conectar ideas, pensamientos, para expresar sentimientos, y se vuelve una manera de conocer el mundo que nos rodea».

Por medio del arte también se puede inspirar, promover el diálogo intercultural, cuestionar las normas sociales, impulsar la economía y contribuir al desarrollo personal y emocional de las personas, por eso es importante abrir más espacios que permitan un encuentro con éste.



Recuerdan niñas y niños de Coatlinchán los 60 años de la extracción del Tláloc

«Ese día cayó una tormenta», nos dice el pequeño Andrés, quien, junto a otros 59 niños y niñas, arman, cada uno, su Tláloc de cartón.

Para ellos no es ajena la historia y la leyenda de la gran piedra, sobre la que todavía ronda la controversia y la polémica. Los niños y niñas participan en el taller de cartonería como una manera de transmitir y preservar en la memoria de su generación su propia identidad. Su historia.




Era el 16 de abril de 1964. La Gran Piedra de los Tecomates, como la conocían muchos habitantes de San Miguel Coatlinchán, fue cargada con muchos trabajos y maniobras de grandes maquinarias a una gran plataforma tirada por dos tracto camiones.

Mucha gente de la localidad se opuso, pero como se había tenido un acuerdo previo, la gran piedra esculpida viajó hasta la Ciudad de México. Y, en efecto como comenta Andrés, esta tarde, contra todo pronóstico, cayó una gran tormenta sobre la ciudad, hecho que alimentó irremediablemente la leyenda.

Se cumplen 60 años de ese suceso, pero la información y la leyenda no se ha perdido con el paso del tiempo. Los pobladores de Coatlinchán, en el municipio de Texcoco, mantienen la memoria y la transmiten a las nuevas generaciones.




Hace poco años se instaló una réplica de las mismas dimensiones de escultura original en la plaza principal de la comunidad. Los ciudadanos se sienten orgullosos de su legado histórico.

Camila, de 9 años y Roxana, de 8 años, también platican algunos pormenores de la historia y de lo que significa el Tláloc para ellas, mientras trasiegan con cartón corrugado, pegamento, servilletas de papel y pintado con los dedos para alcanzar cierta textura en las mini réplicas. Las autoridades auxiliares junto con promotores culturales del Centro Cultural Mexiquense Bicentenario (CCMB), que se encuentra a la entrada de la comunidad de Coatlinchán, promovieron dicho taller para conmemorar de alguna manera los 60 años de la extracción del gran monolito.

Las figuras confeccionadas por los chicos se exhibirán en una exposición el 28 de abril, precisamente en uno de los espacios del CCMB. De esa manera, los pequeños nos volverán a recordar la historia para que el tiempo no la cubra con la telaraña del olvido.

No mucha gente sabe la historia de esa gran piedra que se asoma como un guardián del Museo Nacional de Antropología. Una enorme cantidad de personas la mirará al pasar por el paseo de la Reforma, pero ignora que en otras épocas, los pobladores de la comunidad enclavada en el cerro lo escondieron para evitar que los españoles la robaran. Así permaneció por varios siglos, oculto, sepultada en la tierra de forma horizontal en el lecho de un arroyo hasta que un día asomó su cabeza.




Por siglos reposó en las laderas de la sierra, y era muy querida por los pobladores de la comunidad que la visitaban, le rendían culto y hasta hacían fiestas y bailes a su alrededor. Por cierto, un tecomate es una pequeña jícara utilizada para beber agua, y los huecos que el monolito tiene en su rostro, son semejantes a esos recipientes, entonces, en época de lluvias estos huecos en la escultura se llenaban de agua y los habitantes de San Miguel Coatlinchán la bebían. Afirmaba que tenía ciertas propiedades mágicas y curativas. También la llamaban «La Señora de las Aguas» y en esas cavidades le colocaban maíz para favorecer sus cultivos.

No obstante, a pesar del apego que le tenían los pobladores, el monolito, que tenía un indudable calor, se deterioraba y los expertos necesitaban salvarlo.

Todavía existe cierta discusión, entre los arqueólogos y mesoamericanistas; algunos dicen que no se trata del dios de la lluvia y las tormentas, sino que al llevar penacho, se trata de una deidad femenina; la dios Chalchiuhtlicue, que rige sobre la fertilidad, los manantiales, arroyos y lagos.




Como sea, la historia que rodea a Tláloc es una de las cosas que nos hacen sentirnos parte de algo, de una historia de una comunidad, comoe stos chicos que próximamente verán exhibidos sus réplicas del «dios de la lluvia», en el CCMB.

Descuido humano, principal causa de los incendios forestales





Un incendio forestal se genera cuando el fuego se extiende de forma descontrolada, principalmente por descuido humano, con acciones como quemas agrícolas no controladas, arrojar colillas de cigarro sobre pastizales, no apagar fogatas y el uso de pirotecnia en zonas aledañas a los bosques, entre otras.

La Protectora de Bosques del Estado de México (Probosque) cuenta con un Semáforo de Riesgo de Incendios Forestales, herramienta que permite conocer el avance que las brigadas tienen en el combate del incendio, y se conforma de tres colores: rojo, amarillo y verde.




«Ésta es una herramienta importante para nuestra ciudadanía, el rojo es el momento en que tenemos fuego activo, entonces hay personas que están combatiéndolo. Amarillo estamos en una fase de combate, prácticamente de control, el fuego se ha apagado.

«El verde es cuando hablamos de la liquidación y todos los rescoldos, todo lo que queda en pastizales ha sido apagado y se da la certeza de que ya no hay puntos de calor que puedan reavivar el fuego», explicó Alejandro Sánchez Vélez, Director General de Probosque.

En el Edoméx, durante la temporada de estiaje de 2024, se han presentado 624 incendios forestales, que han afectado 15 mil 590 hectáreas, de las cuales el 90 por ciento corresponde a pastizales y arbustos, lo que representa 14 mil 52 hectáreas.

Probosque también informa que 223 hectáreas afectadas son de arbolado adulto y mil 315 de áreas de renuevo.




Durante 2024, el 50 por ciento de los incendios forestales en la entidad mexiquense se han concentrado en 10 municipio: Ixtapaluca, Ocuilan, Nicolás Romero, Villa del Carbón, Villa Victoria, Acambay, Zinacantepec, Valle de Bravo, Tenancingo y Lerma.

 

Portal informativo con el objetivo de informar sobre lo que acontece en el oriente del Edoméx, principalmente en Texcoco, además de la Ciudad de México